Select Page

Texto y fotografías de German Magrazo

Después de más de 24 horas de viaje por causas ajenas a mi voluntad, simplemente caprichos y menesteres varios de las aerolíneas, y con apenas tres de sueño incómodo, puedo decir que acabé llegando pasadas las 20 horas del día 25 a mi Hostel (The Siem Reap Hostel) con la agradable sorpresa de que había perdido el equipaje en la conexión de Dubai.  Según la aerolínea, me prometieron que al día siguiente la enviarían al aeropuerto de Siem Reap sobre las nueve de la mañana y he de decir que sólo entrar al aeropuerto esta mañana, mi preciada mochila salía de la cinta corredera como si no hubiese pasado absolutamente nada. Ayer al llegar medio aturdido, dejé la pequeña mochila que aún me quedaba en la habitación, y bajé al bar del hostel para comer algo, mi sorpresa fue que cerraban la cocina a las nueve de la noche y ya no me podían servir nada… Salí del hostel y me metí en el primer lugar que encontré, de menú: un arroz frito con pollo. Primera comida superada 😉 Al volver al Hostel, me tomé una cerveza y de vuelta a la habitación tuve que ingeniármelas de mil maneras para poder colocar la mosquitera, al final lo conseguí. Mi primera noche dentro de una mosquitera no es digna de mención aunque levantarme y observar que tenía una mosca en la habitación del tamaño de uno de los dragones de la Khalessi me hizo pensar en lo bien que hace uno en ser precavido. A las ocho de la mañana ha sonado el despertador, utilizando la misma ropa que el día anterior y evidentemente no sintiéndome muy cómodo a tal efecto, he bajado al bar y he desayunado unos huevos fritos con bacon, a las 8:50h como un clavo estaba mi conductor local Synat Nhoem esperándome en la puerta con una nevera llena de botellas de agua para lo que se avecinaba. Total, mi primera impresión y de día de Siem Reap es simple y llanamente de AHOGO… la humedad y el calor hacen el aire prácticamente irrespirable aunque menos mal que el cuerpo se acostumbra a todo y en pocas horas estaba adaptado a esa mezcla de humedad/polución/polvo y calor extrema. La segunda cosa que no te deja indiferente de esta gente, es la particular manera de entender la seguridad vial, madre del amor hermoso!!! Están colgaos!!! Realmente al principio asusta pero acaba siendo divertido ver cómo esquivan toda clase de vehículos, personas y baches como si de un videojuego se tratase y sin daños colaterales por ninguna parte, al menos hasta donde yo he visto. Por lo que respecta a templos, una vez sacado el tíquet de rigor para presentarlo en cada entrada, Synat (mi conductor de tuk tuk) me ha llevado a Angkor Wat, la verdad es que a medida que íbamos llegando la sensación que me recorría el cuerpo era como de que no podía creer lo que estaba pasando, después de tantos años, estaba yo allí, delante de la pasarela de entrada al gran templo de Angkor rodeado en todo su perímetro por agua, un sueño que había repetido centenares de veces en mi cabeza y que por fin estaba cumpliendo, más que piel de gallina, tenía un corral entero recorriéndome el cuerpo. Aunque lo mejor estaba por llegar, el templo de Tah Prom y Bayon dentro del complejo de Angkor Thom me han dejado mimetizado con sus estructruras… vamos… de piedra!! uno por cómo la naturaleza ha invadido literalmente su espacio sagrado y el otro por cómo una vez dentro, mires donde mires, estás observado constantemente, por cientos de rostros de piedra que no te dejan indiferente. Mañana, más templos, más experiencias y que esto no pare…. Me voy a dormir y son las nueve de la noche, -esto del jet lag no acaba de molar del todo- pero con la sensación de haber dejado una cosa ya tachada de la lista y un sueño cumplido.

Saludos desde Siem Reap!!

[Best_Wordpress_Gallery gallery_type=”thumbnails” theme_id=”1″ gallery_id=”23″ sort_by=”order” order_by=”desc” show_search_box=”0″ search_box_width=”180″ image_column_number=”4″ images_per_page=”30″ image_title=”none” image_enable_page=”1″ thumb_width=”250″ thumb_height=”167″ thumb_click_action=”undefined” thumb_link_target=”undefined” popup_fullscreen=”0″ popup_autoplay=”0″ popup_width=”800″ popup_height=”500″ popup_effect=”fade” popup_interval=”2″ popup_enable_filmstrip=”1″ popup_filmstrip_height=”50″ popup_enable_ctrl_btn=”1″ popup_enable_fullscreen=”1″ popup_enable_info=”0″ popup_info_always_show=”0″ popup_enable_rate=”0″ popup_enable_comment=”1″ popup_hit_counter=”0″ popup_enable_facebook=”1″ popup_enable_twitter=”1″ popup_enable_google=”1″ popup_enable_pinterest=”0″ popup_enable_tumblr=”0″ watermark_type=”none” watermark_link=”http://web-dorado.com”]

 

¿Quieres conocer mejor los pasos que sigue German?

 

Durante el viaje de German disfruta de un 20% de descuento en el libro

y las fotografías de Bisual Studio de “Camboya”. Date prisa y adquiérelo antes

de que vuele de regreso a casa.

 
 

Al hacer tu pedido introduce el código: GERCAMBOYA20

 
 

[product id=”LibroCAM” sku=”LibroCAM”]